El suspiro del Moro.

Posted by Publicado por Administrador On miércoles, agosto 04, 2010

Entre la historia y la leyenda, se presenta un suceso que daría lugar al topónimo (nombre de un lugar) de EL SUSPIRO DEL MORO. Se dice que cuando en 1492 el rey BOABDIL se vio obligado a abandonar Granada, lo hizo en el más absoluto de los silencios, dando la espalda durante toda esa larga marcha hacia el exilio, a su querida Alhambra. En un momento dado, al alcanzar el último lugar desde donde se vislumbraba Granada en la zona de Al Badul (hoy conocido como El Padul) se detuvo y, volviendo la mirada hacia su añorado palacio, exclamó con un profundo suspiro de resignación: ¡Alá Akbar! (Dios es grande). Fue entonces cuando su madre, la sultana Aixa Al-Horrá, increpó su vano lamento con las siguientes palabras: Bien haces, hijo, en llorar como mujer lo que no fuiste capaz de defender como hombre. Desde entonces, a ese lugar en donde tuvo lugar tan aciago (nefasto) acontecimiento, se le conoce como EL SUSPIRO DEL MORO.