Castillo de Almodóvar: "La Muralla".

Posted by Publicado por Administrador On martes, marzo 25, 2014

vista

Obviamente a día de hoy en el Castillo las funciones militares se perdieron en el lejano pasado, pero las murallas se mantienen, gran parte de ellas se mantuvieron en buen estado con el paso de los siglos y no fue necesaria su restauración. Hoy, tras la restauración del siglo XIX, todo el conjunto de murallas luce en perfecto estado. En nuestros días estas antiguas construcciones nos dejan vistas como la anterior, que nos deja ver parte de la fortificación, la Torre del Homenaje y al fondo los campos de Córdoba. Las torres son lo más llamativo en un castillo, pero las murallas son parte esencial de cualquier fortificación, sin muralla no hay defensa. Las murallas medievales eran altas y estrechas, adaptadas al terreno circundante para dificultar aún más el acceso al recinto. En su parte superior se situaba el adarve, o paso de ronda, comunicación entre las torres que unía la muralla y parapeto desde el que los defensores podían repeler ataques a la fortificación. En el adarve se situaban las almenas, o salientes dónde los soldados podían esconderse del exterior y el último término ser desprendidas de la muralla para atacar a los que se situaban debajo. En ellas, en las torres y murallas se situaban las aspilleras, finas aperturas diseñadas para defender con arcos el sitio sin poder ser atacado. El Castillo de Almodóvar mantiene una imponente muralla, de adarve descubierto, con almenas típicamente españolas, de remate piramidal, mientras que en Europa generalmente son cuadradas. Al ser un complejo de construcción sucesiva, la construcción de la muralla ha sido progresiva, correspondiendo la parte interior de la muralla a la época islámica y la exterior es de factura cristiana consiguiendo hacer inexpugnable el castillo, sobre esto hay que tener en cuenta que en aquella época no estaba lejana la frontera con el reino musulmán de Granada y esta fortificación en un monte rodeado de una larga llanura era necesaria para la defensa del territorio reconquistado. Tanto es así que existen partes del castillo en las que hay hasta tres líneas sucesivas de muralla para poder ir defendiendo el Castillo por partes en caso de necesidad.