Ruta: Santa María de Trassierra - Arroyo del Bejarano.

Posted by Publicado por Administrador On martes, marzo 25, 2014


FICHA TECNICA

11 km / Aprox. 3 horas / Dificultad baja / Altura mínima y máxima: 400 > 423 m. / Recomendable a pie o en bicicleta de montaña / En primavera y otoño, preferentemente. / Evitar las horas centrales del día en verano.

-Camino Aqua Augusta

-Acueductos y calzadas romanas, restos de almunias árabes, frondosos bosques en galería en los arroyos,…

El camino coincide en su mayor parte con el trazado del acueducto de Valdepuentes, denominado por los romanos Aqua Augusta, y nos introduce en una de las zonas mejor conservadas de la sierra. Su alto valor natural, histórico y arqueológico la hacen ideal para aquellos que quieran conocer los más de dos mil años de historia de la ciudad de Córdoba, además de recrearse en la belleza de un paseo inolvidable. El caminante quedará sorprendido al adentrarse en un denso bosque en galería infrecuente en Sierra Morena: con olmos, avellanos, sauces, alisos y el curioso arce de Montpellier, que aquí llega a formar bosque.
El agua es la protagonista de este paseo, y el aprovechamiento del hombre a lo largo de la historia de este recurso. Es difícil en Andalucía encontrar un arroyo que no haya dejado de fluir en el transcurso de los siglos. 
El entorno de los arroyos Bejarano y del Molino constituye un ecosistema peculiar y único por su belleza y valor ambiental.
A partir de la finca de Caño de Escarabita paseamos por amplios espacios de dehesa y pastizal. Pronto aparece la gran llanura, o nava, de la Fuente del Elefante , donde se hallan restos del acueducto romano y de la mansión del Califa. El sendero asciende hasta la Casa del Coronel , donde nace el arroyo que recibe el mismo nombre. El camino discurre ahora por encima del acueducto, que se encuentra subterráneo y aflora a la superficie solamente en algunos tramos.
Al descender suavemente nos adentraremos en el verdor y frondosidad del Arroyo del Bejarano. Cerca ya de su cauce pasamos junto a una fuente situada en una gran llanura donde se ubicaron antiguas huertas. Aquí veremos el Cortijo del Bejarano. Arroyo arriba encontramos lo que se conoce popularmente como Primer Venero del Bejarano . Cauce abajo se encuentran las ruinas de lo que fuera una fábrica de Paños .

En este punto merece la pena desviarnos temporalmente de nuestro itinerario y continuar arroyo abajo, donde podremos ver restos de calzadas , minas y molinos de mineral como el Martinete.

Al volver sobre nuestros pasos nos situaremos, de nuevo, en ruta. Tras cruzar el arroyo Bejarano se divisa una hermosa panorámica con el Valle de Guadiato y el cerro del Alto de las Cabreras al fondo. Caminamos por zonas de dehesa, y atravesamos el Arroyo del Coronel hasta llegar a la zona urbana cercana al pueblo. A la derecha encontraremos una desviación que conduce al lugar conocido como Baños de Popea. Si en este punto optamos por ampliar nuestro paseo podremos contemplar una bella y gran cascada (especialmente en época de lluvias), el Molino del Molinillo del siglo X y el interesante bosque en galería que rodea el Arroyo del Molino, formado por un rico manto verde de helechos, acantos, zarzas, rosales y hermosos ejemplares de avellanos, olmos, alisos y arces de Montpellier, entre otros.

En Santa María de Trassierra podemos contemplar algunas de las casas del siglo XV y lo que se conoce como Pozo de la Nieve , donde se guardaba hielo para el verano (posiblemente árabe). Más adelan-te encontramos un descansadero, que da fe del pasado ganadero de esta villa. La iglesia gótico–mudéjar es el punto final de nuestro 
paseo.

1: Un fauna rica y variada

Encontramos aves tan interesantes como el ratonero y el azor. También pueblan el lugar el ruiseñor, el mirlo, el zorzal, el arrendajo, la tórtola, la curruca y el chochín, por mencionar algunas de las numerosas especies de aves que aquí habitan. Entre los mamíferos destacan el zorro, el meloncillo, el tejón, el turón, la gineta, la nutria, el jabalí y el ciervo fundamentalmente, y hay que mencionar que estos bosques son zonas de paso del lince ibérico. 

En lo que respecta a los invertebrados, la rara variedad de fauna insectívora es un bioindicador muy relevante de la pureza de este singular ecosistema. Sobresale, por su rareza y escasez, la Palomena formosa, que posee aquí su único hábitat de toda Europa. También subrayamos la Macrosaldula vanabilis de la cual existen pocas citas en la península. Igualmente escasas en España son Sirila iridipennis, Oxycarenis podestus, Lesicula freyi y Macrotylus nasutus (segunda cita a nivel nacional). Por último, conviene señalar endemismos ibéricos como Phytocaris delicatuleus, Parasigara infriscata y Hydraena bertheleguri (escarabajo típico de la zona) que pueblan estos bosques.
2: Fuente del elefante
La Fuente del Elefante es una escultura de época califal con la función de surtidor de agua, al igual que el famoso Cervatillo de Madinat–al–Zahra. Junto con éste es una de las pocas figuras decorativas hispanomusulmanas que conocemos. Su ubicación hasta hace poco ha sido la Finca del Caño, donde permanecía a la intemperie. La obra posee una herida producida por alguien que pensó encontrar en el interior de la piedra algún tesoro. Actualmente la finca pertenece al Cabildo Catedralicio y la escultura ha sido trasladada al Museo Diocesano de Córdoba. Su situación originaria fue la de un antiguo palacio de recreo del Califa que existió en este enclave y se dice que todos los devotos islámicos tenían la obligación de trabajar en la finca al menos una semana al año para costear con los beneficios el arreglo y mantenimiento de la Mezquita de Córdoba.

El lugar ha sido muy mencionado en la literatura árabe por la belleza que poseyó en otro tiempo y de la que aún conserva algunas pinceladas. Según investigadores aquí estuvo situado «El Valle de las Rosas», citado en la célebre Risala del Islam español
3: Primer venero del Bejarano y acueducto Aqua Augusta
Junto a la cascada observamos los restos de una antigua construcción en piedra de la que brota el agua: se trata de la captación del acuífero y al mismo tiempo el principio del acueducto de Valdepuentes, de origen romano y datado del siglo I d.C. Denominado Aqua Augusta debido a su importancia, supuso durante cientos de años el principal aporte hidráulico de la ciudad de Córdoba. A raiz de las concreciones cálcicas estudiadas por el investigador Ángel Ventura, se estima que su caudal era de 20.000 a 35.000 metros cúbicos diarios, lo que sin duda hizo gozar a la ciudad de una calidad de vida superior a otras urbes de la época. En el periodo islámico el acueducto siguió siendo utilizado fundamentalmente para abastecer a la ciudad palatina de Madinat–al–Zahra. En este recorrido se encuentra la parte más importante de los restos visibles que conforman esta obra faraónica, con sus más de 18 kilómetros de longitud.

Conocido como Primer venero del Beja-rano , esta fuente natural jamás ha dejado de fluir.
4: Bosques en galería

Los bosques en galería de los arroyos del lugar son, según algunos estudios, los mejores conservados de Sierra Morena. Las especies que predominan son sauces, chopos, mimbreras, álamos y avellanos fundamentalmente, si bien es relevante la presencia de alisos. 

Es necesario mencionar la existencia del arce de Montpellier en estos parajes, que constituyen la única cita de esta especie en la provincia de Córdoba. Existen también otras especies muy interesantes como el rusco, el jazmín silvestre y la alcandorera. Paralelamente encontramos una vegetación típicamente mediterránea compuesta principalmente por encinar, alcornocal, pinar, jaral y herbáceas.
5: Molino del Martinete
La ruinas del Martinete son de época califal. La construcción ha experimentado muy diversas reformas a lo largo de los siglos, como se aprecia en su parte posterior. El historiador Ramírez de Arellano en sus Paseos por Córdoba (1873) relata que en esta parte trasera existía un molino de batir cobre. Por el interés minero de la zona y por los restos de tégulas y cerámicas deducimos que el lugar ya era habitado en época romana. Contiene elementos arquitectónicos de relevancia como arcos ojivales, arcos de herradura y muros de grandes sillares que sujetaban la noria. En textos antiguos se cita una antigua fábrica de paños, si bien no existe la certeza de que se situara en este punto.
6: Santa María de Trassierra
Aunque de origen probablemente romano, el núcleo urbano de Trassierra se conforma en la Edad Media. Su iglesia góticomudéjar posee una estimable colección de obras artísticas, entre ellas el retablo mayor del siglo XVII procedente de la catedral.

Cristóbal Colón conoció aquí a Beatriz Enríquez con quien tuvo un hijo, Fernando Colón, que posteriormente partiría con él a las Américas. Luis de Góngora y Argote, el insigne poeta español, paso aquí de párroco los últimos días de su vida.