Leyenda de la Virgen de Cuadros.

Posted by Publicado por Administrador On lunes, mayo 19, 2014

La Virgen de Cuadros es la patrona del municipio jiennense de Bedmar. Para el historiador Troyano Viedma la Virgen fue encontrada en torno al año 1431, después de varios siglos de ocultación, bajo el silo o cueva, que es lo que significa “Cuadros”. La Leyenda que se cuenta en Jódar sobre esta aparición es la siguiente: “Estando un pastor de Jódar guardando los rebaños, bajo el torreón de Cuadros (término de Bedmar) vio posarse una blanca paloma sobre una peña, ansioso de capturarla lanzó una piedra con su honda, pudiendo atraparla viva. La metió en su zurrón y regresó a Jódar tras el final de la jornada, encerrándola en una caja. A la mañana siguiente abrió la caja y la paloma había desaparecido ante su sorpresa. Días mas tarde regresó al mismo paraje y volvió a encontrar a la paloma en el mismo lugar, estando muy agitada, intentó cogerla pero no pudo, entonces volvió a lanzar con su honda, dándole en uno de los ojos. La paloma cayó herida entre el ramaje, al ir a recogerla había vuelto a desaparecer, pero en su lugar milagrosamente estaba una Imagen de la Virgen con el Niño. Asustado el pobre pastor avisó a los vecinos y personas principales de la cercana villa de Bedmar, viniendo todos presurosos a contemplar tal hallazgo, rindiéndole profunda veneración. Enterados los vecinos de Jódar de lo que había ocurrido, intentaron en varias ocasiones traerse la Imagen, alegando que se le había aparecido a uno de sus vecinos. La montaron en una carreta de bueyes, pero los pobres animales no podían tirar del efímero peso, por mas intentos que hacían, desistiendo los vecinos de Jódar de su empeño al comprender que la Virgen no quería moverse de aquel lugar. Desde entonces todos los años los vecinos de Jódar acuden en romería al paraje de Cuadros, para rendirle veneración”. Sobre la peña se construyó un Santuario, que fue renovado en 1615 por D. Juan de la Cueva. La Virgen de Cuadros sigue siendo en la actualidad el eje espiritual de los vecinos de Bedmar y Jódar, que acuden diariamente a su santuario y sobre todo, el día 15 de agosto, 24 de septiembre y último domingo de octubre.